Destino de las almas

Destino de las almas - Un eterno crecimiento espiritual (Originalmente en inglés, "Destiny of souls - New case studies of life between lives" de Michael Newton)

Destino de las almas (Michael Newton)

Título: Destino de las almas – Un eterno crecimiento espiritual
Autor: Michael Newton
Título original: Destiny of Souls – New case studies of life between lives

RESUMEN:

Destino de las almas es prácticamente una segunda parte de “La vida entre vidas”, donde Newton desarrolla más algunos puntos, e incorpora otros nuevos. En él lamenta que a pesar de la gran cantidad de información recopilada en miles de hipnosis, ninguna de las almas encarnadas ha sido capaz de llevarle más allá, toda la información que las personas hipnotizadas son capaces de recordar (o les es permitdo recordar) se refiere a continuos ciclos de nacimiento, muerte, vida espiritual, y vuelta a empezar.

Según Newton, el mundo espiritual es un mundo ordenado y planificado donde tenemos consciencia de toda nuestra historia como alma. Todo tiene un propósito, que es la evolución y mejora mediante la experiencia (tanto en el mundo espiritual como, sobre todo, en las múltiples encarnaciones que realizamos), hasta llegar a un nivel en que ya no nos sea necesario encarnar más. Nada sabemos, al menos mediante hipnosis, de qué ocurre cuando un alma deja de encarnar debido a su alto nivel evolutivo, aunque sí que tenemos indicios de muchas labores que se realizan en el mundo espiritual, que las almas no saben explicar quién las realiza (nacimiento de las almas, “presencia” en el “Consejo de mayores”…). Quizás ahí tenemos la explicación de, al menos parcialmente, cuáles son las funciones de algunas de estas almas. Algunas almas muy avanzadas comentan que, al final, se unirán a “los más Sagrados”. Tampoco sabemos nada sobre el Origen de la Creación. La sensación que esta circustancia me da, es que de nuevo existe una especie de amnesia, como la que tenemos cuando encarnamos, quizás necesaria para poder seguir evolucionando como almas, antes de pasar al siguiente (¿y último?) nivel.

Newton describe las almas como formas inteligentes de energía lumínica. Esta energía es capaz de dividirse en partes idénticas, como un holograma, y vivir existencias paralelas en varios cuerpos, aunque esto no es muy habitual. Además, parte de la energía queda en el mundo del espíritu, lo que por ejemplo explica que familiares muertos hace mucho tiempo, que ya han vuelto a reencarnar, así como familiares o amigos vivos, vengan a recibirnos igualmente cuando morimos.

Según las hipnosis que Newton ha realizado, no existe un infierno en el mundo espiritual, aunque si que se evalúa muy detenidamente los actos de cada alma, que hayan generado un daño hacia otras almas. En función de la naturaleza del daño, su intencionalidad, su magnitud o grado, el número de almas perjudicadas, etc:

  • Si el daño no ha sido muy importante, el alma podrá ser llevada a lo que algunos pacientes describen como “unidades de cuidado intensivo”, donde la energía que compone el alma puede ser remodelada y restaurada (?). Estas almas generalmente vuelven muy rápidamente a la Tierra, habitualmente como víctimas de acciones similares a las que ella realizó (no es un castigo, sino una oportunidad de crecimiento para el Karma)
  • Si las acciones fueron intencionadas,  constantes y definitivamente crueles sobre gran número de personas, podrían pasar un largo periodo (más de mil años terrestres) de existencia espiritual solitaria

Newton también comenta que en ocasiones, después de una vida dura, el alma llega tan exhausta al hogar, que a pesar del proceso de renovación de energía que el guía realiza con el alma al ir a recibirla, es posible que todavía el alma tenga un nivel muy bajo de energía que aconseja un periodo de descando y soledad, antes de ir a reunirse con nadie.

Respecto a la evolución del alma, antiguedad no implica alta evolución. Hay almas que en pocos miles de años alcanzan una gran evolución, mientras que hay almas con varias decenas de miles de años encarnando, que todavía muestran un grado de evolución bajo. Sin embargo, habitualmente las almas más evolucionadas siempre son almas antiguas. Las almas no sólo encarnan en la Tierra, de hecho hay gran cantidad de mundos (físicos y mentales) donde las almas experimentan y evolucionan. La Tierra es considerada un mundo difícil y duro, que a cambio suele favorecer una evolución más rápida.

Según Newton, en contraposición a algunas creencias orientales, no existe la transmigración de las almas, en el sentido de que un alma pueda encarnar en un nivel distinto, es decir un alma humana no encarna nunca en un animal o un vegetal.

No existe jerarquía como la conocemos aquí (en el sentido de autoridad), en el mundo del espíritu. Según los pacientes de Newton, si que existe una estructura, pero dentro de unos valores de compasión, armonía, ética, moralidad, gentileza, tolerancia, paciencia y absoluto amor. El desarrollo de cada alma se logra por la aceptación de responsabilidades personales, y no por logros de un status superior. Las almas no son forzadas a encarnar, ni a participar en actividades de grupo ni en formaciones específicas, si no lo desean. Si desean soledad durante un tiempo, la tienen. Si no desean avanzar, nadie les fuerza a hacerlo. Tenemos libertad hasta para permanecer en el plano astral a nuestra muerte, en lugar de volver al mundo del espíritu. La posición de los guías es siempre de respeto a las decisiones de las almas.

Según Newton, las almas no sienten odio, rabia, envidia o celos. Las únicas emociones negativas que ha podido entrever en las hipnosis, en el sentido de que implican algo de tristeza, son:

  • Lo que él llama, la “culpabilidad del karma“, es decir el sentimiento de culpabilidad por no haber tomado las decisiones correctas, especialemente si eso ha ocasionado algún tipo de daño a otras personas
  • El anhelo por reunirse con el origen de su existencia

Por lo tanto, las personas que quedan en la Tierra trás la muerte de un familiar o amigo, tienen que tener la total tranquilidad de que el alma de quién ha partido no tiene ningún tipo de tristeza por lo que ha dejado, aunque puedan sentir compasión por el sufrimiento que están pasando.

Respecto a los “fantasmas“, Newton dice haber tenido contacto en sus hipnosis con almas de este tipo. Según afirma, son almas que desean observar o proteger a sus seres queridos, o bien almas que han tenido una muerte traumática. En ambos casos, si la motivación de estas almas es fuerte, no se les impide retrasar su entrada al mundo del espíritu. Las almas no están perdidas durante esta fase, y de hecho hay guías especializados llamados “Maestros redentores”, que están pendientes hasta que vean que el alma está preparada.

En Destino de las almas, Michael Newton describe el nacimiento de las almas a partir de almas que lo recuerdan, o de almas especializadas en el cuidado de las almas recién nacidas, llamadas “Madres de incubadora” (que son una especie de auxiliares de las “Maestras enfermeras”). A grandes rasgos, el nacimiento se produce desde una especie de fluido embrionario, un lugar vaporoso, una especie de panal de celdas con corrientes de energía por encima, donde se forman una especie de huevos. Las Madres de incubadora separan los huevos y los llevan a una especie de guardería y empiezan a desarrollar su conciencia, a través de la curiosidad. Cada alma tiene su propia “celda de incubación” donde permanecen hasta que están preparadas. Poco después son llevados junto con otras almas recién nacidas a otro ambiente donde siguien su evolución. Según una Madre de incubadora, las almas nacen en un extremo de la colmena, bajo un gran arco, donde toda la pared está llena de una masa fundida de energía muy intensa (de amor), y de vitalidad. La masa pulsa y se ondula, y se comienzan a apreciar abultamientos que van creciendo hasta que salen, perdiendo su forma. Es un momento maravilloso: una nueva alma ha nacido, completamente viva, con su propia energía e identidad. Todas avanzan lentamente, en una fila majestuosa y organizada, hacia una especie de sala de espera donde las recogen las Madres de incubadora, que son las que les dan conciencia de su existencia.

Esto no es una sorpresa, una de las cosas que las almas más practican en el mundo espiritual es la creación de las circunstancias necesarias para la generación de la vida. Eso si, ningún alma parece saber cómo se crea la vida, saben que “alguien” por encima de su capacidad se ocupa de ello.

Cada alma nace con su propia identidad y sus propias características individuales. No existen 2 almas iguales. Las Madres de incubadora sienten que hay una Presencia poderosa trás el arco que maneja todo (aunque no creando directamente las almas). Ellas no conocen como se generan los patrones de energía que generan las almas. Esa Presencia, esquiva, aparece tambien en las reuniones de ancianos que luego describiré. Las almas la sienten, pero no la ven, es algo que todas las almas reconocen, pero sigue inmersa en el más absoluto misterio, y parece que mediante hipnosis va a ser imposible llegar más allá.

Newton dice que en su opinión hay 3 tipos de memorias:

  • La memoria consciente: contiene todos los recuerdos de hechos ocurridos en esta encarnación, y se almacenan en nuestro cuerpo biológico (presuntamente en nuestro cerebro, pero no se sabe en realidad. Leer el caso de la persona que nació sin apenas cerebro)
  • La memoria inmortal: los recuerdos parecen llegar a través de la mente subconsciente, y por lo tanto no está sujeto a control consciente (ejemplo funcionamiento de las funciones corporales). Puede ser usado como archivo de partes de la memoria consciente. Esta memoria contiene recuerdos desde nuestro origen, de todas las vidas físicas que hemos tenido, y sirve de puente entre la mente consciente y la mente superconsciente.
  • La memoria divina: Los recuerdos emanan de la mente superconsciente, que reside en nuestra alma. De aquí provienen nuestra conciencia, intuición e imaginación, aunque se expresen a través de la mente subconsciente. Nuestra mente espiritual y eterna ha evolucionado desde una inteligencia superior, de la que forma parte nuestra memoria divina. No se trata por lo tanto de una memoria personal.

Ámbitos espirituales:

Partiendo de la base de que los lugares que encontramos en el mundo espiritual, son simbolismos terrenales creados a partir de nuestras experiencias en cualquiera de nuestras vidas, y de las del resto de almas, hay determinados espacios en que coinciden las descripciones de gran cantidad de personas hipnotizadas:

  • Templos griegos: es un ámbito recurrente, quizás por la impronta que esta civilización dejó en la historia
  • Aulas de clase: lugar muy recurrente entre la mayoría de los hipnotizados, como lugares donde pasan la mayor parte de su espacio entre vidas
  • La biblioteca de libros de vida: similares a bibliotecas de investigación, donde se guardan todas las vidas pasadas de todas las almas (hummm… parecen los registros akásicos ¿no?)
  • Centro de restauración de almas: donde van las almas que han afectado muy negativamente a muchas personas
  • La Cámara del Consejo: donde se tienen las reuniones con el Consejo de Mayores. Suele ser un espacioso salón como una gran rotonda con un cielorraso en forma de cúpula. Es un diseño intencionado, que transmite la Presencia superior que irradia su energía luminosa desde arriba.

Colores:

Newton desarrolla más en detalle el complejo aspecto del color de las almas, color del núcleo y del aura, trajes de color, emblemas, formas del color, etc. Sin entrar en matices, hace una rápida clasificación:

  • Blanco: Pureza, claridad, inquietud
  • Plateado: Etéreo, confianza, flexibilidad
  • Rojo: Pasión, intensidad, sensibilidad
  • Anaranjado: Exhuberancia, impulsividad, franqueza
  • Amarillo: Protección, fuerza, coraje
  • Verde: Curación, nutrición, compasión
  • Café: Madurez, tolerancia, diligencia
  • Azul: Conocimiento, perdón, revelación
  • Púrpura: Sabiduría, verdad, divinidad

Almas negras las relaciona con almas negativas, dañadas o manchadas, que son las que suelen ir a parar al centro de restauración de almas.

El Consejo de Mayores:

En distintas ocasiones durante el periodo entre vidas, el alma acude al “Consejo de Mayores”, al que algunas almas llaman Sabios, Maestros Sagrados, Venerables, o genéricamente como los examinadores o el comité. No se trata de un tribunal ni nada parecido, sino simplemente de una o varias almas más evolucionadas, que nos orientan -y avalúan- en cada momento. Solemos acudir a este consejo al poco de llegar al mundo espiritual (para revisar las acciones tenidas en nuestra última vida, y las desviaciones respecto a nuestro karma), y poco antes de encarnar de nuevo (más relajada, centrada en las opciones y posibilidades para el futuro). Aparentemente nuestro guía se ha reunido previamente con el Consejo, y si somos almas poco o medianamente evolucionadas, nos acompañan aunque no tienen un papel activo (si somos almas muy evolucionadas, nuestro guía suele ser parte del Consejo).

La Presencia:

Ningún alma dice que ha visto a Dios, pero si que afirman sentir “la Fuente” (o nombres similares) en el mundo del espíritu. Las almas más avanzadas dicen que en algún momento, todas las almas regresarán de nuevo a la fuente. El lugar donde las almas identifican la Presencia de un ser superior a los Mayores, es en el Consejo de Mayores, donde sienten una fuerza celestial más alta, que de alguna forma “supervisa” el Consejo. Suele ser llamado la Presencia, y dicen que es lo más cerca que se puede llegar a Dios. Las almas más evolucionadas no creen que la Presencia sea Dios, sino una entidad con capacidades muy superiores a las de los miembros del Consejo, que está allí para ayudar (no tanto a los miembros del Consejo, como al alma que acude ante ellos, con la que tiene una conexión directa).

Newton se pregunta: “¿Es la Tierra un laboratorio creado por las más altas formas de energía para permitir a las más bajas avanzar a través de muchas fases de desarrollo? Si es así, esos seres superiores son nuestra Fuente pero no la Fuente”. Para él es posible “una fuente perfecta en algún lugar, quien pone todo en movimiento para que todas las almas eventualmente lleguen a la perfección.”

Relaciones entre almas:

La mayor parte de la vida espiritual estamos relacionándonos con otras almas, normalmente con las que pertenecen a nuestro grupo, con las que llevamos muchísimas encarnaciones en común. Durante cada encarnación, esta gran cercanía se pone a prueba por los retos que el karma lo que nos permite evolucionar y ampliar nuestra conciencia. Es muy habitual “elegir” como pareja en muchas encarnaciones a nuestra “pareja” espiritual, el alma con la que tenemos más afinidad, lo que no implica que esto ocurra siempre, y que incluso muchas veces se planeen vidas con otras parejas sentimentales, por distintos motivos.

El compañero espiritual primario, es un alma muy cercana y perdurable, que suelen encarnar como pareja sentimental, hermano/a, padre/madre o amigo/a íntimo. El género puede ir cambiando en cada vida. Las almas acompañantes son otras almas de nuestro grupo espiritual primario, que forman un grupo de almas muy cercanas a nosotros (suelen ser de 3 a 5 almas). El grupo espiritual primario, completo, suele estar formado por hasta 20 ó 25 almas. Las almas asociadas pertencen a otros grupos espirituales (grupos secundarios) cercanos que pueden agrupar hasta a 1.000 almas, y pueden ser seleccionadas para trabajar con nosotros, en “papeles” importantes o esporádicos.

Sobre la reunión con el resto de almas para la preparación de la siguiente encarnación, Newton aclara que a veces no siempre se reunen los compañeros espirituales, y de hecho un alma puede saber más que la otra sobre como ocurrirá el encuentro.

Normalmente, los miembros de un grupo espiritual no vuelven a la misma familia genética humana (al contrario de lo que dicen las tradiciones indias americanas). De esta forma las almas tienen mayor riqueza de experiencias y situaciones de las que aprender. Sin embargo en ocasiones excepcionales, por motivos kármicos inconclusos, un alma puede retornar a la misma familia (o a una familia relacionada), pero siempre dentro del tiempo de vida de las personas que estuvieron involucradas en dichos eventos kármicos.

Sin embargo, los miembros de un grupo espiritual normalmente encarnan juntos, bien en la misma familia o con proximidad geográfica. Newton habla de que incluso los roles periféricos, formados por cientos de almas asociadas de grupos cercanos, pueden continuar por generaciones.

En el mundo espiritual existe una especie de intercambio mental entre almas, donde 2 almas que han vivido juntas acuerdan intercambiar la energía de sus pensamientos y memorias. Es un proceso breve y completo. Cada partícula de la identidad de cada alma es transferida a la otra. Esto permite a cada uno ver todo lo ocurrido durante la vida desde el punto de vista del otro: dolor, rabia, motivos quedan al descubierto, lo que permite comprender las actuaciones de la otra persona. Es, de hecho, como convertirse en esa otra persona. Es una fusión de las dos mentes que va más allá del perdon. La comprensión es absoluta.

Sobre la comunicación con personas vivas, un paciente de Newton comenta la dificultad que conlleva la imperfección del cerebro humano, por lo que aconseja transmitir el mensaje más de una vez, y no confiar en mensajes transmitidos a través de sueños. También que los mensajes deben ser cortos y claros.

Animales:

Respecto a si los animales tienen alma, según Newton (según sus pacientes) cada animal tiene su propia clasificación de energía inteligente. Como ya se ha comentado antes, las almas humanas no cambian de una forma de vida a otra (no existe la transmigración de las almas). Según estos pacientes, todos los animales tienen un tipo de energía espiritual, distinto al nuestro y también distinto entre ellos. A diferencia de las almas humanas, las almas de los animales no son manejadas por el ego. Después de la muerte, la energía de estos animales (y de las plantas) existe en “esferas” (espacios con sus propios patrones y funciones) diferentes a las nuestras. Existen almas llamadas rastreadoras que están especializadas en buscar la energía de un determinado animal, y recomponerla de forma que vuelva a ser el mismo animal, capaz de reconocer a su dueño.

Actividades recreativas:

Newton recalca también la importancia del humor y el ocio en el mundo espiritual. Un buen ejemplo es lo que una paciente le comentó: “durante nuestros recesos, mis amigas y yo coqueteamos con algunas almas de correctamen masculina pertenecientes a grupos cercanos al nuestro. Los amenazamos con convertirnos en sus esposas en la próxima vida si no se comportan correctamente“. También habla de almas menos “sociables”, más orientadas al trabajo y al pensamiento, poco dadas a la recreación, pero igualmente capaces de hacer grandes contribuciones. El juego, el baile y la música son actividades recreativas habituales, y en muchas ocasiones favorecen también un aprendizaje importante a las almas. Otra actividad que realizan algunas almas es volver a la Tierra, aunque esta actividad para otras almas, puede resultar negativo (por encontrar cambios que hacen que no sea como recordaban, por la falta de cuerpo en un ambiente en el que estaban acostumbradas a tenerlo, etc…). En cualquier caso, las almas siempre pueden recrear directamente los ambientes que deseen en el mundo del espíritu, y disfrutar de esta forma del ambiente exacto, tanto sólos como invitando a las almas con las que compartieron estos lugares.

Una actividad de instrucción muy interesante para las almas es el “espacio de transformación“. Aquí el alma puede manipular la energía para convertirse en cualquier objeto animado o inanimado (seres vivos, fuego, gas, líquidos, amorfos…) y capturar su esencia. Esta actividad es usada normalmente al principio como recreación, pero luego se convierte en una actividad con un gran potencial para fortalecer la mente del alma y, en definitiva, el desarrollo espiritual.

Almas avanzadas:

Poco a poco las almas emplean menos tiempo en recreación y socialización, y más en trabajar en perfeccionar ciertas habilidades. Estas almas empiezan a expandir su visión más allá de los grupos primarios. La transición es lenta, pero llega un momento en que un alma está lista para alejarse de su grupo primario. Es el momento de la graduación. No es un cambio radical, sigue existiendo una integridad del grupo primario que no acabará nunca, pero se comienza a trabajar con nuevas almas en nuevos grupos de especialidades, en base a la disposición y preferencias de las almas: talento, realizaciones pasadas y deseo personal (Newton se pregunta si también influyen las necesidades del mundo espiritual).

Existen bastantes especializaciones: maestros de los sueños, redentores de almas perdidas, guardianes de la neutralidad, maestros de restauración, madres incubadoras, almas archivadoras (ayudan a las almas en la búsqueda de sus historias pasadas y líneas de tiepo alternativas para los eventos ocurridos), almas cuidadoras de animales, directores musicales, guardafuegos, maestros de guardería, maestros de diseño (influyen en la creación, crean las condiciones para que surjan estrellas, planetas y, eventualmente, la vida), almas armonizadoras (restauran la energía de la superficie de la Tierra), exploradores (buscan sitios de entrenamiento para las almas menos experimentadas), maestros del tiempo (coordinan los hechos pasados, presentes y futuros, diseñando el futuro de cada alma)… y por supuesto, guías espirituales. Los miembros del consejo de Sabios parecen proceder de muchas de estas especialidades.

El anillo del destino:

Es como se conoce al salón de proyección de las vidas futuras, donde elegimos el cuerpo y circustancias en que queremos reencarnar. Tiene forma de anillo, como un teatro circular y en forma de cúpula, con pantallas panorámicas que van del suelo al techo. Las pantallas reflejan escenas de la niñez, adolescencia, vida adulta y vejez de los cuerpos que se están estudiando. Permite experimentar eventos futuros de estos cuerpos, antes de elegir uno. Se puede estar como observador, o “entrar “en una escena. Permite analizar “las líneas del tiempo”, controlando mentalmente los eventos. Cuando se mira el futuro, parece que se pueden ver fundamentalmente las primeras etapas de la vida, especialmente entre los 8 y los 20 años. Newton sospecha que realmente se puede ver la vida completa, pero que ahora no se les deja “recordar” esas partes (entiendo que se refiere a que si es un recuerdo de su último periodo entre vidas, cuando eligieron su cuerpo actual, esos recuerdos serían su propio futuro en esta vida, luego tiene mucho sentido que no se permita el acceso a ellos). Aquí es donde se puede ver en toda su magnitud el trabajo de los maestros del tiempo.

Newton hace en este capítulo una disertación sobre las posibles paradojas, el libre albedrío y la influencia del karma. Te invito a leer el libro si te interesa un mayor detalle de estas cuestiones, muy interesantes pero que superan el ámbito de este resumen.

Almas de niños:

Newton afirma que nunca ha tenido un caso donde el alma se haya unido al cuerpo en el primer trimestre del embarazo, ya que no hay suficiente tejido cerebral (lo que no evita que haya un universo consciente y amorosas fuerzas espirituales que en caso de aborto sea capaz de confortar a la madre y velar por el niño).

También afirma que cuando una madre pierde a un bebé, hay muchas posibilidades de que el alma de este bebé retorne de nuevo encarnando en su siguiente hijo, y en caso de que no lo haya en otro miembro cercano de la familia.

Normalmente cuando una vida es corta, tiene un propósito kármico.

Asociación entre cuerpo y alma:

Cuerpo y alma fueron creados para estar juntos. Según Newton, existe un ego en el alma que encarna y existe un ego en el cuerpo del feto, antes de que entre el alma. Es en el feto donde se produce la asociación de alma y cuerpo, inicialmente como dos entidades separadas, que luego (sobre los 6 años) se convierten en una única mente. La personalidad de un individuo es por tanto la suma del ego del alma con el ego del cuerpo. Los conceptos, ideas y juicios de la mente humana están directamente relacionados con el alma que lo ocupa.

Cada cerebro es único. Cada alma arrastra un sinfín de experiencias y conocimientos. La combinación de ambos funcionará mejor o peor, en función de las características de cada uno. El alma se da cuenta rápidamente del grado de evolución del cerebro y si la comunicación será fácil o difícil con él. Un cerebro no optimo (no con bajo coeficiente intelectual, sino irracional o perturbado) crea problemas al alma, aunque un alma avanzada es capaz de adaptarse mejor a esta circustancia. Una vez unida el alma al cuerpo, influye y mejora su desarrollo (no sólo del cerebro, sino de todo el cuerpo).

En cualquier caso las elecciones que se realizan en el Anillo siempre buscan un cuerpo apropiado para el desarrollo del alma. Sin embargo, en contadas ocasiones, el alma pide ser reemplazada ante la dificultad para adaptarse al cuerpo elegido. Lo que confirma la falibilidad de las almas ;-).

Nuestro camino espiritual:

Según Newton, algunos métodos de saltarse la amnesia de nuestra mente consciente son: la hipnosis, la meditación, la oración, la canalización, el yoga, la imaginación y los sueños, o un estado mental logrado mediante esfuerzo físico. Se trata de acceder a la mente inconsciente, que no ha sufrido la amnesia y recuerda todas nuestras vidas pasadas y los periodos entre vidas. Nuestro ser superior nos presenta selectivamente la información que necesitamos conocer en cada momento. Nuestros guías desean producir una oportunidad kármica, sin las limitaciones de conocer lo experimentado en otras vidas. Sin embargo, se vuelven más indulgentes con la amnesia a medida que nos comprometemos con el autodescubrimiento, por lo que este es el mejor camino hacia la sabiduría (¿la “iluminación”?).

Según Newton, el motivo de que el acceso al “otro lado” tenga cada vez menos restricciones, es debido probablemente al estado en que estamos: un mundo frenético, iracundo, sobrepoblado, con un medio ambiente degradado a unos niveles nunca alcanzados. Los beneficios de la amnesia ya no compensan las desventajas de la misma, con demasiadas personas intentando escapar de la realidad (se refiere a las drogas) porque no ven propósito o significado en sus vidas.

Hay muchos caminos para encontrar nuestra espiritualidad y paz interior, fuera de doctrinas. Todos comienzan en nosotros y en nuestro deseo de lograrlo, es una búsqueda personal. Debemos responsabilizarnos de nuestras decisiones y ayudar a los demás en sus propios caminos, cuando nos sea posible. Hemos elegido este cuerpo que ahora ocupamos, y las circustancias en que nos encontramos, como mejor camino hacia nuestro crecimiento. Nuestra alma nos tienta, mediante la mente subconsciente, a conocer completamente nuestro ser, hasta que ese anhelo aumenta y somos arrastrados de forma irresistibles a una conexión más íntima con nuestro ser.

Cada uno de nosotros tiene su propio guía espiritual, quien habla a nuestra mente si somos receptivos. Todos tenemos la habilidad de llamarle y ser escuchados por él.

Para acabar con este amplio resumen, copio una frase literal de Newton: “La exterioridad espiritual espera una reunificación con el Creador después de la muerte, mientras que la interioridad se siente una parte de la Unidad cada día. El conocimiento espiritual nos llega en momentos tranquilos, introspectivos y sutiles, que se manifiestan mediante el poder de un sencillo pensamiento“.

Anuncios
  1. Me da gusto haber llegado a este lugar, quizá es momento de abrirme a esta información
    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: