[Niños que recuerdan]

Akiane Kramarik, la niña que pinta el cielo - Príncipe de la Paz

Akiane Kramarik – Príncipe de la Paz

En el libro “El cielo es real”, se cuenta la historia de Colton Burpo, un niño de 4 años que a raíz de una operación urgente por una peritonitis, comienza a relatar a su familia sus experiencias en el cielo, aportando datos muy detallados que resultan ser fieles a lo descrito en la Biblia, así como datos sobre su bisabuelo, al que no conoció. Su padre, pastor protestante, tiene un profundo conocimiento sobre la Biblia, lo que no explica sin embargo las detalladas descripciones del niño, que tan sólo tiene 4 años.

El niño, que no reconoce a Jesús (con quien cuenta haber estado en el cielo) en ninguna de las pinturas que ve en libros religiosos o iglesias, lo reconoce finalmente en una pintura de Akiane Kramarik, una niña criada en una familia no religiosa que a los 3 años comenzó a tener visiones y a oir a Dios, y a los 6 comenzó a pintar, con una extraordinaria calidad (es la niña y el cuadro de arriba).

Sobre el libro, por si te planteas leerlo, sólo comentar que lo que el niño cuenta cabría en unas pocas páginas. Todo el resto del libro es relleno (por ejemplo, hasta que no llegas casi a la mitad del libro no empieza el niño a contar nada. Todo lo anterior es paja). Sin embargo, si la historia te gusta, es un libro de fácil lectura, que se lee en un par de días.

Sin embargo, independientemente de este y otros libros que cuentan experiencias particulares, lo que realmente es muy importante para ayudar a demostrar si este tipo de experiencias tiene alguna base real o no, es el importante estudio realizado por el doctor en psiquiatría Ian Stevenson, que estudió alrededor de 2.600 casos de niños en todo el mundo que recordaban vidas pasadas, de los cuales seleccionó unos 400 que le ofrecían total garantía de autenticidad. Ian Stevenson se encargó de recorrer el mundo para entrevistar personalmente a los niños, que recordaban con gran detalle lugares y personas que nunca habían podido conocer en su corta vida. Stevenson llevó a muchos de esos niños a los lugares que describían, y pudo ver como los niños reconocían los lugares, indicaba como llegar a “su” casa, y reconocía sin problemas a las personas que habían sido su familia, y cuyas descripciones coincidían plenamente con las que había realizado anteriormente.

Aconsejo leer los libros que Ian Stevenson escribió relatando esta investigación, “Los niños que recuerdan vidas pasadas“, originalmente “Children who remember previous lives”, y el artículo “Survival After Death: Evidence and Issues”.

>>> Dudas:

La gran pregunta es: ¿por qué recuerdan algunos niños esas vidas pasadas? ¿Es un “error” (se supone que la amnesia era para algo) o es intencionado? Tengamos en cuenta varias cosas:

  • Ocurren frecuentemente en niños que en la vida anterior han tenido una muerte violenta o con emociones muy intensas (Stevenson: 75% recuerdan la muerte; 50% de ellos fue traumática; 35% tenían fobias relacionadas) ¿ese % de muertes traumáticas es similar al nº de muertes traumáticas en general?!!!
  • Sin embargo, hipnotizando niños se han recordado mayoritariamente vidas normales, placenteras y sin mayores problemas (Bowman)
  • Da la impresión de que los niños que mueren jóvenes, reencarnan rápidamente (ver *) ¿puede ser por esto que recuerdan, por haber reencarnado rápidamente?
  • Muy frecuentemente, traumas en estas vidas recordadas explican fobias en la vida actual, y casi siempre causan la curación (simplemente con revivirlas) (Tanto con hipnosis como con recuerdos espontáneos)
  • A veces, niños que no habían tenido recuerdos ni fobias, pasan a recordar, “casualmente” cuando su madre había visto un programa de TV que hablaba de esto, o había hablado con alguien que le había comentado estas experiencias (es decir, la persona más cercana al niño era más receptiva a entender al niño si este hablaba de esos recuerdos) (Bowman)

Visto todo esto en conjunto, da la impresión de que hay una inteligencia detrás de estas experiencias de recuerdos de vidas pasadas, y que ocurren a quién tiene que ocurrirles (los que lo necesitan), y en el momento en que tiene que ocurrirles (cuando van a ser comprendidos). Lamentablemente esto es sólo una hipótesis, hay muchos casos en que los padres no estaban predispuestos (aunque luego pudieran cambiar de opinión, ante las evidencias), hipnosis han sacado a la luz vidas pasadas traumáticas, etc. Pero según comentan los autores, da la impresión de que la frecuencia en que ocurren estos puntos es bastante alta.

Respecto a la “inteligencia” del inconsciente, hay una frase de Bowman en “Las vidas pasadas de los niños“, pág. 290, que dice: “Escapa a nosotros comprender cómo funciona exactamente el inconsciente, pero podemos confiar en su noble sabiduría. Los terapeutas que trabajan con vidas pasadas así lo hacen. Día tras día, caso tras caso, son testigos del poder de sanación del inconsciente. La sabiduría intrínseca del inconsciente es un supuesto fundamental en su profesión. Usted puede confiar en que el inconsciente de su hijo sabrá hasta dónde revelar, cuánto puede soportar y cuándo detenerse, y lo que se necesita para una sanación total. Al permitir la expresión de las emociones, usted se está quitando del medio para dejar que el inconsciente haga su trabajo“. También en la pág. 33, hablando de los expertos en regresiones Norman Inge y Roger Woolger, dice “El inconsciente, donde residen los recuerdos de vidas pasadas, es selectivo en cuanto a lo que libera a la conciencia: permitirá que la persona llegue tan lejos y profundo como necesite y no más“. Por supuesto, esto no son más que las opiniones de Bowman, eso sí, basadas en su propia experiencia y en la de las personas que conoce, que han realizado gran cantidad de regresiones.

Los recuerdos parecen surgir mayoritariamente (comprobar) a consecuencia de muertes traumáticas. Carol cree que una parte de la conciencia está atascada en el pasado y la transición a la vida actual no se ha llegado a completar. Morir con el peso de emociones y problemas no resueltos vigoriza los recuerdos de tal manera que pueden influir en las vidas siguientes. Una parte del niño “queda atrás” con un pie en la vida pasada, enredada en una telaraña de sentimientos no resueltos, atada todavía a una vida que abandonó de form inesperada. ¿Tiene algo que ver la muerte traumática con que existan recuerdos en la vida siguiente?

Más que un recuerdo, por la forma de hablar de los niños parece que “lo que sea” (conciencia, alma, inconsciente…) coge el control y habla él (o bien nos guía con lo que tenemos que decir).

Más allá todavía que a qué se deben los recuerdos… ¿a qué se deben las marcas físicas que coínciden con heridas de vidas pasadas? Si el cuerpo murió y quedó ahí, y el alma es inmaterial, ¿por qué se reproducen esas heridas en la vida siguiente en forma de marcas de nacimiento? ¿Es que la parte inmaterial está tan ligada a la material que esas heridas se han producido en ambas partes? (¿podría explicar esta fuerte unión alma-cuerpo los casos de notable parecido físico?) Con esta teoría, es el alma quien genera esas marcas en el nuevo cuerpo… ¿para qué? ¿el alma no ha sanado totalmente? ¿o es intencionado, es decir, una forma (igual que los recuerdos) por la que el alma nos avisa de que algo no va bien? Más aún ¿es una forma de que tengamos “pruebas” más evidentes de la existencia de la reencarnación? Las marcas suelen ir disminuyendo de tamaño o desapareciendo con la edad ¿quizás van relacionados a los recuerdos, mientras hay recuerdos el alma está viviendo eso, y genera las marcas? (ver si hay casos de desaparición de las marcas con la sanación del problema, eso implicaría que tenían un motivo o que estaban relacionadas con la existencia del problema).

(*): Da la impresión de que los recuerdos espontáneos nunca o casi nunca incluyen el periodo entre vidas, es como si se fuera directo a la siguiente vida (alguno dice que ven luz, van y salen en la vida actual). Esto lo cuentan algunos niños en el libro de Bowman, y en los casos tipo de Stevenson creo que no comentan tampoco nada de este periodo. Incluso en uno de los casos de Stevenson un niño dice cuando comienza a hablar: “¡qué estoy haciendo aquí? Estaba en el puerto“. No sabía que había muerto mientras dormía en el puerto. Además Stevenson comenta en su documental que agonizantes predicen padres y siguiente vida, algo que según la hipnosis se produce mucho después, al final del periodo espiritual (lo mismo que dicen los espíritas). Esto de ir directo de vida a vida coincidiría también con el Libro tibetano de los muertos en que el tránsito acaba en el renacimiento.
Nota relacionada: En el libro de Bowman “Las vidas pasadas de los niños”, pág. 293, un niño que está recordando dice: “… después morí. Estaba muerto, pero crecí; entiendes lo que quiero decir. Me quedé ahí hasta que volví para ser un bebé otra vez. Luego levantó las cejas, su rostro se iluminó y dijo: ¡Y después los elegí a vos ya a Abba!” (su padre). Bueno, al menos recuerda que se quedó en algún sitio entre una vida y otra, y que él eligió a sus actuales padres, lo que coíncide con las extensas descripciones dadas por las personas hipnotizadas. Quizás se trate de que la conciencia (¿el alma? ¿el inconsciente?) sabe lo que debe dejar recordar para el objetivo que se desea lograr en este momento, y recuerdos del periodo entre vidas no tienen ningún efecto sobre este objetivo. Otro caso, pág 360: “Cuando estaba en el cielo esperando a nacer, éramos muchos. Algunos de mis amigos estaban esperando también. Había dos ángeles que nos cuidaban y si alguien gritaba, el ángel venía y te levantaba. Había una fila larga esperando para nacer. Dios me sostuvo antes de bajar a nacer”.  Y una excelente descripción del periodo entre vidas, lo más claro y largo que he encontrado hasta ahora en recuerdos de niños (este tiene 4.5 años) (pág 361): “Vas al cielo. Después hay un poco de tiempo para descansar, como una especie de vacación; pero después hay que ponerse a trabajar. Hay que empezar a pensar en lo que hay que aprender en la siguiente vida. Hay que empezar a elegir la siguiente familia, una que te vaya a ayudar a aprender aquello que tengas que aprender. El cielo no es un lugar dónde vas a quedarte para siempre. No es sólo un lugar para relajarse y empezar de nuevo. Hay trabajo que hacer allí“. A continuación su madre le pregunta si vió a Dios (le responde que si) y que como es, a lo que el niño le responde: “¿No lo sabes?, sólo lo vi con el alma“. En “Las vidas pasadas de los niños”, pág 166: “… me quedé dormida y morí y vi a Dios en el cielo antes de que yo naciera. Pero no morí en realidad, sino que vine contigo y te convertiste en mi otra mamá“. En el libro “Veinte casos que hacen pensar en la reencarnación”, página 47, el niño dice respecto al periodo que hubo entre su muerte y reencarnación que “tras la muerte se encontró con un hombre santo que le dijo que se encarnara en el cuerpo de Jasbir“. Este es un caso de reencarnación de intercambio, según la clasificación de Stevenson, ya que no traía los recuerdos inicialmente, sino que surgieron a partir de una ¿aparente? muerte del niño por enfermedad, momento en que un hombre que acababa de morir en un pueblo relativamente cercano, aparentemente encarnó en su cuerpo.

Para afirmaciones sobre el periodo entre vidas: En pág. 176 de “Nuestras vidas anteriores”, de Tom Shroder: “Estaba sentada a orillas del río llorando porque no encontraba una madre y decidí escogerte a ti”.

Otra: Se habla en varios sitios del parecido físico del niño con la persona que presuntamente fue. Lo nombra en el documental de Stevenson. Lo nombra también Carrol Bowman en su conferencia “Evidencias científicas de la Reencarnación”, aunque no se si se trata de un error de la intérprete. También se habla ampliamente en el caso descrito en el documental “Reencarnación… ¿Evidencias científicas?”. ¿Qué significa esto? ¿Cómo puede verse afectado el cuerpo hasta este punto porque el alma sea la misma? Hasta ahora parecía claro que el cuerpo es el cuerpo, y obedece a las leyes genéticas, y el alma es el alma, que por supuesto sufre un cambio en cada encarnación desde el punto de vista de que la personalidad resultante en cada vida es la mezcla entre el alma y ese cuerpo concreto (según la hipnosis), pero… ¿hasta el punto de afectar al aspecto físico? ¿hasta el punto de que a la misma edad en que tu vida anterior, sufras dolor donde antes sufriste heridas? A mi no me cuadra. No me cuadra lo del parecido físico, y mucho menos lo del dolor.

Dicho por un niño según cuenta Carol Bowman en su documental: Noy hay tiempo como espíritu, puedo volver y ver como está mi familia. De hecho “volvió” durante el recuerdo, y vio que estaban bien.

Dicho por Carol en el mismo documental, referente a la curación de fobias por traumas en la vida pasada: La energía que mantenía el trauma bloqueado se disuelve y se soluciona el problema. Muy gráfico. En el libro “Las vidas pasadas de los niños”, pág. 175, comenta que Tineke Noordegraaf le dijo en relación a las muertes “incompletas” (traumáticas, no previstas) de niños: “Si la carga emocional que proviene de una vida pasada reciente es muy fuerte, el recuerdo puede surgir de manera espontánea, impulsado por el deseo del alma de completar lo que antes no pudo. El alma realmente ansía terminar con aquello que vino a cerrar en esta vida. Es un instinto natural. […Los niños] parecen saber intuitivamente, si se les formulan las preguntas como es debido, lo que necesitan hacer para concluir aquella vida incompleta“.

Hay otro documental titulado “Reencarnación… ¿Evidencias científicas?“, en el que apoyados en la obra de Ian Stevenson y con la intervención de Carol Bowman contando el caso de su hijo, se cuenta la historia de Jeffrey J. Keene que dice ser la reencarnación del General John B. Gordon, con el que comparte parecido físico, y una cicatriz en la mejilla. Entre otras cosas, cuenta un incidente que tuvo a los 30 años en que acudió a urgencias con un fuerte dolor en la mejilla y en el cuello. Era la misma edad que tenía el General Gordon cuando recibió disparos en esas partes de su cuerpo.

En otro documental, “Reencarnación…historias de vidas pasadas“, un investigador  en EEUU (Dr. Jim Tucker, Psiquiatra infantil por la Universidad de Virginia, colaborador de Ian Stevenson) y otro en Sri Lanka (Profesor Erlendur Haraldsson de la Universidad de Islandia), cuentan sendos casos con fuertes envidencias de ser reencarnaciones. Igualmente muestra un estudio del cerebro (tomografía) demostrando que las imágenes del cerebro cuando se viven ciertas circunstancias son casi indestinguibles de las mismas imágenes sólo cuando se imaginan (aún hay otro mejor, donde demuestran que los músculos se desarrollan con sólo imaginar la gimnasia!). Este documental también incluye la opinión en contra del Dr. Richard Wiseman, psicólogo inglés que plantea la teoría de que la casualidad puede explicar las presuntas reencarnaciones, y sugiere que el investigador está incoscientemente manipulando el resultado, porque quiere que sea reencarnación (revisar parte 4/5 para más detalles).

Explicación alternativa: Conexión con gran conciencia, registros akásicos, telepatía, etc… no es una explicación convincente porque los niños no recuerdan nada de lo que ocurrió después de morir su presunta encarnación anterior. Sólo sabe lo que pasó durante la vida de ese cuerpo. ¿Realmente esto elimina estas opciones?

¿Por qué tantos casos en India y Ceilán (actual Sri-Lanka)? Bowman dice que por la red de apoyo que Stevenson tenía, que era más extensa allí. En su libro “20 casos…” no explica nada al respecto. Lo más evidente es pensar en que el motivo es que el hinduismo cree en la reencarnación (también los otros casos son mayoritariamente en zonas donde se cree en la reencarnación), y un niño hablando de vidas pasadas puede ser más “entendido” que en occidente, donde quizás se le haría callar pensando que es imaginación del niño. Sin embargo Stevenson comenta que es contradictorio porque en la India está mal visto hablar de ello, y de hecho muchos de los casos detallan como los padres obligan e incluso castigan a los niños por hablar de estos recuerdos. Es curioso también que los casos occidentales, además de mucho más escasos, mayoritariamente no son tan ricos en detalles (aunque hay alguno como el caso del niño aviador, con gran cantidad de detalles). En el documental “Por orden del emperador”, fuentes del periódico The Sun, uno de los más populares en Sri-Lanka, comentan que tienen gran cantidad de información sobre casos de niños que dicen recordar vidas pasadas, y comenta que es un tipo de información que no se publica en los periódicos occidentales.

Aspectos geográficos: Según Stevenson (pág. 204 “Veinte casos que hacen pesnar en la reencarnación”) los casos en Ceilán no ocurren en la misma familia ni siquiera en la misma zona, pero si en la isla (Ceilán es una isla al sureste de la India) aunque normalmente a bastante distancia (50 o 100 millas). En Alaska (casos en los indios tlingit), casi siempre ocurren en la misma familia. En Turquía casi siempre son en en pueblos vecinos. ¿Alguna explicación? (los casos occidentales que conozco, no suelen ocurrir ni en el mismo país (niño aviador. Comprobar resto). El caso de Ranjith (pág 205) es una excepción ya que viviendo en Ceilán su recuerdo es de una anterior vida en Inglaterra.

Por otra parte, los casos en Europa y EEUU son menos comprobables (pág 205), tienen mucho menos lujo de detalles (¿excepción niño aviador?).

Estudiar plazo desde muerte hasta reencarnación. Algunas veces se habla de una media de 5 años (¿Stevenson?), otras parece que es inmediato, como el caso de Jasvir (Stevenson) en que nada más morir en un accidente, se “mete” dentro del cuerpo de un niño que aparentemente acababa de morir también.

Niños que recuerdan parecen ser más maduros (y el niño “inglés” más memoria) de lo normal para su edad ¿a causa de recordar?

(nota mía: quizás la creencia en la reencarnación, facilitaba que los recuerdos de los niños allí fueran más tenidos en cuenta por sus padres que en occidente).

Según Stevenson (pág 171 “Veinte casos que hacen pesnar en la reencarnación”) sólo el 5% de 600 casos presentan un cambio de sexo entre encarnaciones. Este dato creo no coincide con los datos de Newton (hipnosis) o Helen Wambach. IMPORTANTE REVISARLO a ver si es así y ver que explicación puede tener. En el mismo libro, pág 176, la niña a los 5 años dijo a su familia que cuando vivía su anterior vida vio a su actual hermano mayor en una actuación de baile (la única vez que su hermano estuvo en la ciudad donde tuvo la vida anterior), y que le había fascinado ¿podría ser el nexo que explique su elección para la siguiente vida?

Hay un punto que Stevenson comenta de pasada (pág 214 “Veinte casos que hacen pesnar en la reencarnación”), pero que creo que puede ser importante. En el caso en Sri-Lanka del que está hablando (Ranjith), el niño piensa que había sido un piloto británico en su vida anterior. Es sólo una conjetura del niño, no un recuerdo, pero existen otros casos que estudió en Burma en que los niños recuerdan vidas anteriores como pilotos ingleses o americanos (u otros aviadores) abatidos sobre Burma en la Segunda Guerra Mundial. Como muchos asiáticos que recuerdan vidas como europeos o americanos, Ranjith se queja del calor que hace donde vive. Los niños de Burma con recuerdos en vidas en occidente, tenían todos aspecto y pelo claros (Ranjith en cambio tenía el pelo oscuro y la piel muy pigmentada, como la mayoría de cingaleses -nacidos en Ceilán-). ¿Qué significa todo esto? ¿Pueden influir los deseos de los niños, que quizás ven en las vidas de los pilotos unas emociones que no tienen en su vida normal? ¿Qué sentido tiene reencarnar donde has muerto? (parece una “relación” que no cuadra mucho con la ordenada y estudiada metodología de elección de la vida siguiente descrita por las personas hipnotizadas).

En “Veinte casos que hacen pensar en la reencarnación”, de Ian Stevenson, hay varios casos que ocurren en la misma familia (tanto que las 2 personalidades -la pasada y la actual- son de la misma familia, como que varios miembros de la misma familia recuerdan vidas pasadas). ¿No es muy extraño que haya tan pocos casos en la mayor parte de los sitios, y luego haya otros casos en que varios miembros de la misma familia cuenten recuerdos de vidas pasadas?

Una vez leído el libro de Stevenson, ineludiblemente surge una pregunta: ¿esto es todo lo que existe sobre pruebas de reencarnación? Es un libro de 1960 y Stevenson comenta de muchas investigaciones en paralelo con la suya… ¿qué ha pasado desde entonces? ¿no hay nada más? Eso no sería normal!!! Investigar centro de Stevenson, investigar bibliografía suya posterior, e investigar bibliografía de sus “colegas/seguidores” del Centro de Virginia, que al menos 2 han seguido escribiendo sobre el tema, no se todavía si basados en los estudios de Stevenson, o con material propio.

En el caso de Marta Lorenz (pág 232) la niña sabe que la vaca ha tenido un ternero, siendo que esto ocurrió después de la muerte de su personalidad anterior ¿qué explicación tiene esto?

Aunque para Stevenson la propensión de Marta a la bronquitis y la laringitis era como un tipo de “marca de nacimiento interna” relacionada con la vida anterior y la muerte de su anterior personalidad, a mi juicio recuerda mucho más a los casos típicos en hipnosis (Raymond Moody, en “Regresiones”) y recuerdos de vidas pasadas (Bowman) que relacionan claramente la causa de la muerte con fobias y problemas físicos en la vida actual (confirmar que también con problemas físicos, no sólo con fobias y problemas mentales). Quizás es simplemente una forma de hablar de Stevenson para comentar este aspecto.

Existe un documental titulado Extraordinary People – The Boy Who Lived Before (Gente extraordinaria: El niño que vivió antes), del canal británico Channel 5, que cuenta su investigación de Jim b. Tucker sobre el famoso caso del niño Cameron Macaulay, y también del caso de Gus Taylor. Ambos niños hablaron de que cayeron a través de un “agujero” de una vida a otra.

En el libro de Shroder, en el caso de Leila (pág. 90) se demuestra una vez más que es como si el alma se quedase atascada con lo que la ha traumatizado en la vida anerior (en este caso la niña llamaba por teléfono a su anterior hija, como su anterior personalidad intentó hacer antes de morir).

En el mismo libro (pág. 102), se cuenta una E.C.M. (Experiencia Cercana a la Muerte) en que la mujer siente haber renacido en casa de una familia que conocía y después de volver a su cuerpo y contarlo descubrieron que efectivamente esa familia había tenido un niño en esos momentos. ¿Significa que se entra al nacer? ¿Quién entro entonces finalmente en ese cuerpo? ¿No había ninguna alma preparada para ese cuerpo con antelación? ¿No hay periodo entre vidas?

Stevenson le dice a Shroder: “Quizá nuestras creencias determinan nuestro destino: si usted cree en la reencarnación, entonces volverá, pero sólo como miembro de su propia fe. Así es como debe de ocurrir. Si usted cree que uno muere y no regresa, entonces nunca regresará”. Esto parece estar avalado por los casos en que la personalidad anterior había avisado  de que se reencarnarían, y contarían muchas cosas (a veces avisaban a su futura madre). Sin embargo hay muchos casos de presunta reencarnación en familias que para nada creen en la reencarnación, e incluso les molesta esa explicación.

En este libro se ve la gran incidencia del fenómeno entre los drusos del Líbano. Alguien se pregunta si podrá tener una causa genética.

 

BIBLIOGRAFÍA IMPRESDINDIBLE:

MÁS BIBLIOGRAFÍA:

  • “El cielo es real”, de Todd Burpo (afirmaciones sobre el “otro lado”, difíciles de conseguir)
  • “Vida antes de la vida: los niños que recuerdan vidas anteriores”, de Jim B. Tucker (investigó varios casos de reencarnación, entre ellos el del famoso niño escocés Cameron Macauly)” Aparece en el documental “Reencarnación…historias de vidas pasadas“. Trabajó con Ian Stevenson (hasta que este se jubiló) en la División de Estudios de la Percepción de la Universidad de Virginia.
  • “The children that time forgot: Shocking true accounts of children who remember their previous lives”, de Peter y Mary Harrison (creo que no existe en español). Cuenta 26 interesantes experiencias de niños ingleses.
  • Nuestras vidas anteriores: Pruebas científicas de la existencia de vidas pasadas” (Old Souls: The Scientific Evidence for Past Lives), de Tom Shroder (periodista que acompañó a Ian Stevenson en sus últimos viajes).
  • En la página 18 y 19 de “Veinte casos que hacen pensar en la reencarnación”, de Ian Stevenson, aparece abundante bibliografía sobre casos de niños que recuerdan vidas pasadas, previos a sus propios estudios. Sin embargo afirma que no han existido investigaciones sistemáticas previas, aunque si algunos casos descritos con bastante meticulosidad.

WEBS:

http://es.wikipedia.org/wiki/Satwant_Pasricha (investigadora india de la reencarnación, relacionada con Tucker)
http://www.medicine.virginia.edu/clinical/departments/psychiatry/sections/cspp/dops
http://www.healthsystem.virginia.edu/internet/personalitystudies/we_are.cfm
En general, todas las entradas de http://es.wikipedia.org/wiki/Jim_B._Tucker en su apartado “Referencias”

CONCLUSIONES:

Aunque hay varios libros que he clasificado como bibliografía imprescindible, realmente hay 2 tipos de libros: Los de Stevenson y los demás. Sólo Stevenson ha realizado un estudio riguroso, entrevistando y estudiando gran cantidad de casos a lo largo de 40 años, lo que ha sido posible gracias a que tenía disponible financiación para ello, y a que ha podido viajar por todo el mundo para realizar esas entrevistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: